martes, 12 de octubre de 2021

Miami: traje de gala y calzones rotos


Desde hace décadas, tanto la ciudad de Miami como el Condado de Miami-Dade (las diferencias territoriales no cuentan, al igual que en el símil del pájaro y las dos alas) se empeñan en ocasiones en búsquedas por todo el país para atraer a funcionarios, técnicos, especialistas, educadores, hasta policías idóneos. Les ofrecen salarios astronómicos, bonificaciones, privilegios.
Al poco tiempo esas figuras recién llegadas, en ocasiones traídas de lejos —bastante lejos para el conocimiento de los mapas que rige  por estas coordenadas— se estrellan. Chocan contra la eterna mediocridad pueblerina, los chanchullos, la corrupción, los vicios administrativos difíciles de arrancar o simplemente no dan la talla. También es posibles que en donde adquirieron esa fama que los trajo acá, existían condiciones para llevar a cabo funciones y tareas que en este lar ni soñar.
Entonces todo se arregla botando un poco más de dinero público. Eso sí, nunca se aclara si fue una mala elección desde el principio o una decepción hacia el final. Solo resulta evidente que, para quien viene de fuera, lo mejor es no meterse con las elites, familias o gente del barrio. Y entonces uno se pregunta si —desde el tanteo de entrada hasta la puerta de salida—, ese despilfarro no solo tuvo como fin el engañarse con apariencias de ciudad, sino más bien mostrar a las claras —una y otra vez— que los que mandan son los mismos de siempre.

2 comentarios:

Kryztian dijo...

Alejandro Amengol Es un señor comunista y es un espía del g2 dentro de los EEUU, pagado por la dictadura castrista

Unknown dijo...

Lo mismo de siempre .trajeron los chamchullos tipicos de una republica bananera incluyendo el "choteito criollo"..miami es un show burlesco con artistas de mala muerte!

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...