miércoles, 17 de noviembre de 2021

«Un Flic? Ma Belle Policière?»


Quizá la más significativa adición a las fuerzas represivas cubanas, desplegadas durante el lunes 15 de noviembre —día de las anunciadas y frustradas protestas por el cambio—, fue la presencia de unas jóvenes policías que con pulcros uniformes y cuidadosos peinados exhibían cuerpos ágiles, que mostraban gracia para también disposición para cualquier acción. 
La vuelta a ese cuidado en la imagen —cualquier imagen— que siempre ha mostrado el régimen, y que en meses atrás pudo ponerse en duda tras lo ocurrido el 11 de julio, evidencia no solo el esfuerzo por recuperar un mayor control y eficiencia en la práctica de esa represión profiláctica que hasta el 11 de julio siempre había practicado con éxito, sino el intento de ejercerla ahora con mayor “estilo”; más a tono con el panorama a presentar en la isla, de cara al turismo internacional.  



 
 

No hay comentarios:

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...