jueves, 30 de noviembre de 2023

Strauss, el judío


Los nazis eligieron a Johann Strauss II como un gran compositor “alemán” e incorporaron su música al panteón de los logros culturales teutónicos, eliminando cuidadosamente su ascendencia judía.
En Viena se sabía que Strauss era de ascendencia judía, pero cuando Hitler llegó al poder, los líderes pronazis de Austria dispusieron que se retirara de la catedral de la ciudad un libro de bautismo que documentaba sus raíces judías.
Así como Hitler utilizó la obra de Richard Wagner para crear un himno colectivo para el Tercer Reich, también se apropió de la música de Strauss y Franz Lehar, compositor de La viuda alegre. Ambos pronto quedaron inextricablemente asociados con los espectáculos culturales de la Alemania nazi.
La tercera esposa de Strauss, Adele, era judía, al igual que su hijastra sobreviviente, Alice Meisner-Strauss.
Strauss, nacido en 1825, fue una superestrella de su época. Su vals El Danubio azul lo convirtió en uno de los compositores más populares que jamás haya existido. Murió en junio de 1899.
Las raíces judías de Lehar, como las de Strauss, nunca fueron reconocidas por Hitler, quien supuestamente dijo a los críticos: “Aquí yo decido quién es judío”.

No hay comentarios:

La comezón del exilio revisitada

A veces en el exilio a uno le entra una especie de comezón, natural y al mismo tiempo extraña: comienza a manifestar un anticastrismo elemen...