jueves, 25 de enero de 2024

Israel desclasifica documentos para probar que no intenta un genocidio en Gaza


Israel ha desclasificado más de 30 órdenes secretas emitidas por líderes gubernamentales y militares, que, según dice, refutan la acusación de que cometió genocidio en Gaza y, en cambio, muestran los esfuerzos israelíes para disminuir las muertes entre civiles palestinos, informa The New York Times.
La publicación de los documentos, cuyas copias fueron revisadas por The New York Times, se produce tras una petición de Sudáfrica ante la Corte Internacional de Justicia, que acusó a Israel de genocidio. Gran parte del caso de Sudáfrica depende de declaraciones públicas incendiarias hechas por líderes israelíes que, según dice, son prueba de la intención de cometer genocidio.
Parte de la defensa de Israel es demostrar que cualquier cosa que los políticos hayan dicho en público fue anulada por decisiones ejecutivas y órdenes oficiales del gabinete de guerra de Israel y el alto mando militar.
El tribunal, el máximo órgano judicial de la ONU, comenzó a escuchar los argumentos del caso este mes y se espera que proporcione una respuesta inicial a la petición de Sudáfrica —en la que podría pedir un alto el fuego provisional— tan pronto como el viernes.
Desde octubre, Israel ha golpeado Gaza en una campaña que ha matado a más de 25.000 habitantes de Gaza, o aproximadamente uno de cada 100 residentes del territorio, según funcionarios de salud de Gaza; desplazó a casi dos millones de personas; y dañó la mayoría de los edificios, según la ONU. La campaña es una respuesta a un ataque liderado por Hamás que provocó la muerte y el secuestro de aproximadamente 1.400 personas en Israel, según funcionarios israelíes.
La Convención sobre el Genocidio de 1948, que Sudáfrica ha acusado a Israel de violar, no define el genocidio únicamente como el asesinato de miembros de un grupo étnico o nacional en particular. Fundamentalmente, dice que los asesinatos deben cometerse “con la intención de destruir” a ese grupo, escribe Patrick Kingsley en el Times. Para realizar su artículo, Kingsley revisó los documentos enviados por Israel y Sudáfrica a la Corte Internacional de Justicia y habló con expertos legales.
“Todo depende de la intención”, afirmó Janina Dill, profesora de la Universidad de Oxford y codirectora del Instituto de Ética, Derecho y Conflictos Armados de Oxford.
Con ese fin, tanto Sudáfrica como Israel se centran no solo en lo que los líderes y soldados han hecho, sino también en lo que han dicho. La defensa de aproximadamente 400 páginas incluye lo que Israel dice que evidencia de que buscaba una guerra legal con Hamas y no una campaña de genocidio contra los palestinos.

No hay comentarios:

La comezón del exilio revisitada

A veces en el exilio a uno le entra una especie de comezón, natural y al mismo tiempo extraña: comienza a manifestar un anticastrismo elemen...