sábado, 20 de enero de 2024

Republicanos atacan a pequeños empresarios cubanos


Los pequeños empresarios cubanos son “salvavidas” que mantienen “a flote” al pueblo en una situación económica desesperada, afirmó un alto cargo estadounidense en el Congreso, sin lograr convencer a los republicanos, temerosos de que sean “enchufados” del “régimen castrista”.
Más de 10.000 compañías privadas operan en diversos campos en la isla, desde la distribución de alimentos hasta la construcción y la reparación de automóviles, desde que el gobierno cubano legalizó la creación de pequeñas y medianas empresas en 2021, informa la AFP.
“El sector privado de Cuba ahora es responsable de casi un tercio de todo el empleo en la isla”, aseguró este jueves el subsecretario de Estado adjunto para América Latina y el Caribe, Eric Jacobstein, a los congresistas.
“Está surgiendo una clase de líderes empresariales independientes”, añadió.
¿Cómo sabe el gobierno del presidente demócrata Joe Biden que no es “una fachada”?, le preguntó la congresista republicana María Elvira Salazar durante una sesión del subcomité para América Latina y el Caribe de la Cámara de Representantes sobre “el mito” de los nuevos empresarios cubanos.
“Nuestra evaluación es que hay una variedad de actores que trabajan en la economía cubana (...). No creemos que se trate de absolutos: de que la economía cubana sea completamente libre e independiente o esté 100% dominada por el gobierno de Cuba y sus compinches”, le respondió Jacobstein.
Basándose en las charlas que afirma haber mantenido con muchos pequeños empresarios, él los define como “personas que están lo más alejadas posible del régimen cubano”, que “sufren por la mala gestión económica” y toman decisiones “muy difíciles”.
Por ser “más ágil y eficiente que el gobierno, el sector privado actualmente ejerce de salvavidas para el pueblo cubano, sin el cual no podría mantenerse a flote”, añadió.
Pero Salazar afirma disponer de información procedente de Cuba, según la cual “quienes han tenido el camino fácil para abrir un negocio (...) son los hijos de los opresores o los propios opresores” y los “enchufados”.
Le preocupan “los rumores” de que Washington abrirá el sistema bancario a estos empresarios porque estima imposible empoderar al pueblo sin beneficiar al gobierno en un país donde Gaesa, un conglomerado en poder de los militares, controla los sectores económicos más lucrativos.
Jacobstein negó estar al tanto de “cambios regulatorios específicos en este momento”, pero aseguró que en cualquier caso se ceñirían a la legislación de Estados Unidos, que impuso un embargo a la isla en 1962.
En los últimos 60 años el aislacionismo “ha debilitado a Cuba y la ha llevado directamente a los brazos de Rusia y China”, protestó el congresista demócrata Joaquín Castro.
Tanto él como su colega Sydney Kamlager-Dove acusaron a Biden de ser demasiado timorato por mantener a la Isla en la lista de países que patrocinan el terrorismo, lo cual obstaculiza la inversión extranjera.
Cuba atraviesa una grave crisis, con una escasez recurrente de combustible, electricidad e incluso de alimentos, que empujó a unos 500.000 cubanos a emigrar a Estados Unidos en los últimos dos años, tanto de forma irregular como legal, según datos oficiales.
“Está claro que el experimento comunista en Cuba ha fracasado”, afirmó el funcionario del gobierno de Biden, que en 2022 revirtió algunas medidas adoptadas por su predecesor republicano, Donald Trump.
Por su parte, el republicano Mark Green es poco partidario de tender la mano a La Habana.
“Abrir Estados Unidos a Cuba no enriquecerá al país. El gobierno corrupto no erradicará espontáneamente la corrupción ni redistribuirá la riqueza entre el pueblo. No liberará a miles de presos políticos”, estimó.
La sesión en el Congreso ha sentado bastante mal en La Habana.
Para Oniel Díaz, fundador de una consultoría privada, es “el más reciente esfuerzo del grupo cubanoamericano en el Congreso para instrumentalizar políticamente el tema”.
“Llama la atención que los mismos que hoy promueven una audiencia para llamarnos ʻfraudesʼ o ʻenchufadosʼ eran los mismos que años atrás criticaban al gobierno cubano por no habernos permitido dejar ser autónomos y convertirnos en empresarios”, declaró a la AFP.
En la red social X, una funcionaria del Ministerio de Relaciones Exteriores cubano, Johana Tablada, calificó de “farsa audiencia” la comparecencia de Salazar.
Y es que la congresista de origen cubano tuvo palabras duras para el gobierno cubano, al que tachó de “Hamás del hemisferio”, en alusión al movimiento islamista palestino en guerra con Israel.

No hay comentarios:

La comezón del exilio revisitada

A veces en el exilio a uno le entra una especie de comezón, natural y al mismo tiempo extraña: comienza a manifestar un anticastrismo elemen...