viernes, 19 de enero de 2024

Rusia rehabilita a Stalin en el centenario de Lenin

 

La guerra en Ucrania ha impulsado la rehabilitación de la controvertida figura de Iósif Stalin, que condujo a la Unión Soviética a la victoria sobre la Alemania nazi, maquillando el lado oscuro del dictador, informa la agencia EFE.
“Ahora el nombre de Stalin, el recuerdo de la guerra y la URSS se utilizan con un solo objetivo: convencer al pueblo ruso de que la operación militar especial en Ucrania es tan justa como la Gran Guerra Patria”, comentó a EFE Yákov Dzhugashvili, bisnieto de Stalin.
La rehabilitación de Stalin coincide con el centenario el domingo de la muerte del líder de la Revolución Bolchevique, Vladímir Lenin, al que el actual jefe del Kremlin, Vladímir Putin, culpa de muchos de los males que desembocaron en la desintegración soviética.
El blanqueamiento comienza con los libros de historia. Los nuevos manuales para los estudiantes de los dos últimos cursos de la secundaria muestran una imagen del dictador totalmente diferente a la de los textos publicados tras la caída de la URSS.
“Si en los libros financiados en los años 90 por la Fundación Soros, era un tirano, una bestia, un pésimo comandante (...), hoy en nuestro manual unificado el papel de Stalin se presenta de manera adecuada, es decir, objetivamente”, explicó Mijaíl Miagkov, director de la Sociedad Histórico-Militar de Rusia.
Los manuales admiten las brutales purgas estalinistas, pero las enmarcan en una difícil situación internacional y en los temores a una conspiración trotskista y la aparición de una quinta columna.
Al mismo tiempo, los textos destacan que, como el pueblo desconocía la “auténtica magnitud” de la represión, “la popularidad de Stalin entre la gente no sólo se redujo, sino que creció aún más”.
Apenas hace referencia a los GULAG, aunque admite el fusilamiento de más de 800.000 personas, y niega el genocidio por hambruna en Ucrania (Holodomor) durante la colectivización forzosa de la tierra, pero utiliza esa palabra para la matanza de judíos polacos a manos de los nacionalistas ucranianos.
Stalin aprobó el pacto Mólotov-Ribbentrop no para repartirse esferas de influencia con Hitler, sino para aplazar la agresión alemana, debido a la política de apaciguamiento occidental de Berlín y para alejar la frontera soviética varios cientos de kilómetros de Moscú.
Y concluye que el principal resultado de las acciones de Stalin, al que exculpan por purgar al generalato e invadir Finlandia, “fue la derrota de la Alemania hitleriana y de Japón, y la eliminación de la amenaza fascista para toda la humanidad”.
Desde que Putin llegara al poder en el año 2000 se han instalado casi un centenar de monumentos en honor de Stalin, tendencia que se aceleró desde la anexión de la península ucraniana de Crimea (2014) y se disparó en los últimos dos años..
Aunque dos tercios de sus habitantes se opone a ello, las autoridades de Volgogrado se proponen recuperar la idea de celebrar un referéndum para devolverle el nombre de Stalingrado a la ciudad, consulta en la que podrán votar no sólo los residentes de la ciudad, sino de toda la región.

No hay comentarios:

La comezón del exilio revisitada

A veces en el exilio a uno le entra una especie de comezón, natural y al mismo tiempo extraña: comienza a manifestar un anticastrismo elemen...