jueves, 28 de diciembre de 2006

CUANDO LA ILUSION SE SUBE A LA CABEZA


UNOS 200 BARBEROS, peluqueros y peluqueras se reunieron ayer en La Habana Vieja, para ofrecer peinados y pelados gratuitos y dar una muestra para todos los gustos, incluso los peores.
Desde el faro del Castillo del Morro hasta una carabela española, parece que nada quedó fuera del entusiasmo y los motivos de los estilistas, quienes también se inspiraron en los vitrales habaneros y las cúpulas de las iglesias.
Para algunos de los clientes, fue una oportunidad de conseguir un corte de pelo o una peinado gratuito. Para otros, un momento de lucir un pelo adornado que seguro llamó la atención.

No faltó la referencia histórica. La actividad permitió conmemorar el nacimiento del destacado barbero cubano Juan Evangelista Valdés, el 27 de diciembre de 1836, según informó la agencia de noticias Efe.
Se aprovechó la reunión para entregar a los barberos y peluqueros más destacados el premio simbólico Juan Gómez, que fue el primer barbero y cirujano oficial en la isla, en 1552.
Es el segundo año en que se celebra esta actividad.

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...