sábado, 8 de diciembre de 2007

Un hombre y dos Habanas


Creo que es la única película hecha por un realizador cubano, exiliado y que vive en Estados Unidos, que se presenta este año en el Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano. Es un hecho que no ocurre con frecuencia, quizá es la primera vez que sucede. Sospecho que se trata de la primera mujer exiliada, residente en Estados Unidos, que exhibe una obra en Cuba, al menos dentro de un festival. Me parece que vale la pena divulgarlo, más aún si se tiene en cuenta que en Miami pocos lo conocen.
El documental The Man of Two Havanas, de Vivien Lesnik Weisman, se presenta en el festival de cine habanero. La periodista cubanoamericana está en la capital para participar en la actividad, expresa un cable de la agencia Associated Press.
La película, filmada en La Habana y Miami, cuenta la historia de su padre, Max Lesnik, quien fuera amigo de Fidel Castro antes de marchar al exilio en el sur de la Florida, tras una disputa con el gobernante cubano respecto a los vínculos de Cuba con la Unión Soviética, según la misma agencia.
La Associated Press añade que Max Lesnik es aún un crítico de Castro, pero se mantiene cercano al gobierno de Cuba, al tiempo que se opone al embargo norteamericano, una posición que ha hecho que elementos anticastristas en Miami acosaran a su familia.
Max Lesnik, que en la actualidad dirige la emisora Radio Miami, está también en Cuba, para participar del festival, según él mismo anunció en radio-miami.com.
Nacida en Cuba, la directora de cine expresa que creció en Estados Unidos, entre explosiones y disparos desde automóviles que tenían como objetivo a su padre, añade la información.
La realizadora expresa que la decisión de Cuba de exhibir su documental ''demuestra coraje hacia el pensamiento y la apertura, en la que es considerada una sociedad cerrada''. Agrega Vivien Lesnik que ''es difícil conocer cómo reaccionará una audiencia cubana'', siempre de acuerdo al cable de la AP.
La información del Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano señala que Vivien Lesnik (Cuba, 1966) es graduada de Barnard College en Historia del Arte y de la New York Law School. Cursó además una maestría en dirección en la Escuela de Cine y Televisión de la UCLA. Ha recibido varios premios por sus cortos en la UCLA y el Festival de Cine de Houston, entre otros eventos e instituciones. The Man of Two Havanas fue presentado en Tribeca.
Sobre Vivien Lesnik y su película, cuando The Man of Two Havanas se exhibió en el Tribeca Film Festival, en New York, hay información en inglés, escrita por René Rodríguez (Father's story draws her closer to Cuba) y publicada el lunes 7 de mayo de 2007 en The Miami Herald.
Fotografía: cubanos a la entrada del teatro Karl Marx, en La Habana, el 4 de diciembre del 2007, para asistir al Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano (Javier Galeano/AP).
Actualización: he recibido varios mensajes sobre el hecho de que hay otros filmes anteriores a The Man of Two Havanas presentados en el Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano. Creo que el siguiente resume lo que me han comunicado los lectores:
''Esa no es el primer filme que un cubano de la generacion de Lesnik presenta en el festival de La Habana. Asi lo hizo por ejemplo, 90 Millas, de Juan Carlos Zaldivar en el 2001. Y ha habido otros''.
Para una reseña de Man of Two Havanas en español:
http://
www.cubaencuentro.com/es/blogs/el-tono-de-la-voz/los-lesnik-viajan-a-washington
Gracias a todos los que me escribieron al respecto.
Actualización (2). Sigo revisando mis mensajes y encuentro otro que extiende la lista de películas presentada en el festival habanero, y que muestra una amplitud de criterios, por parte de los organizadores del evento, que hasta ahora desconocía.
A continuación, este otro mensaje recibido:
''Armengol,
Sólo para aclararte que NO ''es la primera vez que sucede'' ni es la primera mujer exiliada que exhibe obra cinematográfica en Cuba durante un Festival. Me refiero a la afirmación que haces en tu blog sobre la película de los Lesnik, El hombre de las dos Habanas, que ahora se exhibe, seguramente con muchísimo éxito, entre los habaneros.
La participación de cintas cubanoamericanas y cineastas exiliados en el Festival de Cine de La Habana se remonta a Crossover Dreams (1985), de León Ichaso, que se puso en el Festival de La Habana de 1986 con el título de "Sueños frustrados''. Aunque no fue Ichaso, yo estaba allí y vi la película en el cine Yara, por si no aparece en los récords del evento.
Con posterioridad el desfile ha sido indetenible, tanto de cintas como de cineastas. Han estado documentales como Adio Kerida (2001), de Ruth Bejar, sendos documentales, sobre raperos y sobre las familias que no pueden viajar a la isla por las restricciones del 2004, de Lisandro Perez Jr., y hasta premios se han repartido algunos cineastas cubanoamericanos residentes en Estados Unidos , como el Premio Coral y Premio Documental Memoria que obtuvo Juan Carlos Zaldívar por su película testimonial 90 Millas.
También en 1997 había participado como productor cinematográfico el cubanoamericano Hugo Cancio con su película Zafiros, locura azul, dedicada a los Zafiros. La película fue producida por la firma estadounidense HMC Productions.
Y el pasado año se presentó una película filmada en Cuba por realizadores cubanoamericanos de Los Angeles, muy polémica porque se filmó en la isla sin permiso del Departamento del Tesoro: Amor y suicidio (2005), de Luis Moro, un cubanoamericano radicado en Los Angeles.
De manera que la lista es larga y tiene al menos 21 años. Espero que la aparición del documental de Lesnik en La Habana no sea interpretada como un "gesto'' de los cambios raulistas que ahora se ha puesto de moda mencionar en algunos espacios de Miami y de otros lares.
Por lo menos la ruta del cine cubanoamericano en el Festival de La Habana no serviría para esta apresurada confirmación''.
Hasta aquí el mensaje recibido, que agradezco igual que los anteriores. Debo aclarar que yo no hago una ''afirmación''. Utilizo las siguientes palabras: ''Creo'', ''quizá'', ''sospecho'', ''me parece'', para expresar mi interés ante la noticia de que el documental se presenta en La Habana. Ese interés por el documental y su tema, que tras tantos mensajes veo es compartida por muchos, ha aumentado.

14 comentarios:

Anónimo dijo...

Bueno, tratándose de la hija de Max Lesnik, pues no es sorprendente que la exhiban en La Habana. Pensé, por un momento, que se trataba de otra cosa, de otra gente.

Anónimo dijo...

Javier Bardem, nominado al Oscar por su interpretacion de Reinaldo Arenas en Antes que Anochezca, tambien se encuentra en el festival presentando un documental suyo y ha ofrecido una conferencia de prensa, asi que no entiendo su asombro.

Anónimo dijo...

Estoy seguro que esta pelicula habla mal de el exilio cubano en EEUU,y de la politica estado unidense,sino ,seria imposible que este film se pudiera presentar en La Habana.

Anónimo dijo...

Esa no es el primer filme que un cubano de la generacion de Lesnik
presenta en el festival de La Habana. Asi lo hizo por ejemplo, 90 millas,
de Juan Carlos Zaldivar en el 2001. Y ha habido otros.

Para una reseña de Man of Two Havanas en español:

http://www.cubaencuentro.com/es/blogs/el-tono-de-la-voz/los-lesnik-viajan
-a-washington

Anónimo dijo...

Max Lesnik ha participado en la "MEsa Redonda" y sus declaraciones dan a entender su adhesión al extremismo político. Representa lo que queda del partido de Chibás, y no me parece que con esas ideas tenga mucho que decir para nosotros en estos momentos. El hecho de que su hija reciba un espacio en el
Festival muestra que su padre tiene influencia allá. Sigue el favoritismo. Lo mismo de siempre.

Anónimo dijo...

Me gustaría saber si en la película se va a mencionar la participación de Lesnik en las pandillas universitarias, en las que participaba con el futuro dictador. El hombre practicó el terrorismo desde muy joven.
Ahora su actividad principal, está muy viejo y parece que tiene enficema, se centra en demonizar al exilio. La gente de Chibás no pierde la costumbre: acusar, demonizar, echar basura sobre los que no los siguen.
Ya veo por qué Armengol tiene la noticia. Me pregunto si Armengol se mueve en la vertiente de ese planeta y por eso le hace la propaganda: la corriente post-Chibás. Una vez le dije a Armengol que hablara de Lesnik pero ignoró mi mensaje. Tendré que esperar a ver la película. No hay duda de que es un personaje cebollino, con muchas capas pero habrá que ver si hay algo en el centro escondido.

Anónimo dijo...

Ay Armengo, verdad que eres simpatico!
Asi es que "La Associated Press añade que Max Lesnik es aún un crítico de Castro" y sera por esos que en la Habana lo condecoran con un premio al periodismo! Por favor, un poco mas de seriedad y obejetividad. Max Lesnick no es ninmgun critico de la Habana ni de Castro sino un portavoz de le regimen en medio de USA. Llamemos al pan, pan y al vino, vino. Y Vivian no es ninguna exiliada cubano-americana,si no una seguidora fiel de la ideas trasnochadas de su padre.

Unknown dijo...

Es interesante ver como una hija, se crio en medio de "acciones revoluionarias" que eran solo acciones cobardes a un hombre que tuvo el coraje de decir en Miami las cosas que muchisimos no se atreven a decir. Y para callarlo, ellenguaje de las bombas de los Arozena y otros cobardes como el.

Y aunque Max Lesnik pueda estar equivocado o no (cosa que yo no creo), es un hombre honesto, nunca ha sido comunista y tiene mas verguenza en la suela de sus zapatos que la mayoria de loa "iracundos verticales" de Miami que jamas y nunca han disparado un chicharo por la libertad de Cuba, y la enorme mayoria de ellos eran "asalariados de la CIA".

Yo tengo el honor de poder decir que Max Lesnik es mi amigo personal y me honra esa amistad.

Y ahora..ataquen los de siempre. Los anonimos y cobardes que jamas, se han montado en una lancha para ir a realizar accion alguna contra el enemigo al que combaten.

Anónimo dijo...

Yo tengo una opinión conflictiva acerca de Max Lesnik, aunque respetuosa de su derecho a proceder de acuerdo con sus criterios. A mí choca la unilateralidad de sus artículos de prensa o sus comentarios radiales en los que descalifica o satiriza a cualquiera que se enfrente o rompa con el gobierno de Cuba. Yo creo que para eso están las publicaciones que forman parte del aparato ideológico de partido comunista y no alguien que disfruta de las liviandades de una sociedad libre además de haber sido él mismo, en su moomento, una víctima más. Yo entiendo perfectamente el sangramiento moral que debe haberle provocado tanta ofensa y calumnia a que ha sido sometido a lo largo de los años por pensar diferente a un sector del exilio carente de perspectiva. Incluso los peligros de muerte por los que ha pasado junto a su familia, pero esto no debe nublar su visión del fenómeno político que nos envuelve a todos. Cuando alguien decide colocarse en el centro de un conflicto político tiene sólo dos alternativas: la de criticar a los dos bandos o la abstención más absoluta. La crítica es honor trascendente y la abstención una desvergüenza. Aceptar la Orden Félix Elmuza otorgada por un gremio oficial de la dictadura ha sido un error suyo que la vida le va a cobrar caro, no importa cuánto documental intente justificarlo. Para los luchadores como él la vejez no puede ser un periodo de transigencias. Hay que llegar al final aferrado a los ideales de la juventud para que la vida vivida valga algo. Para que los hijos puedan filmar documentales épicos sobre el padre y no historias piadosas.

Si quiero hacer notar un incidente que ocurrió en el programa de los sábados por el canal 51 a cargo de Ambrosio Hernández. Fue aquella vez en que se trató el tema del hundimiento del transbordador 13 de marzo equiparado a la voladura del avión cubano sobre Barbados. Con la honradez que le reconozco, Max Lesnik le propuso a Colás firmar ambos un documento de condena de los dos crímenes, pero lo que obtuvo fue una diatriba que a mi me pareció retirada a tiempo. Si yo hubiera estado en el lugar de Colás no habría dudado ni un instante en aceptar. Esos son los puentes que deben tirar los cubanos de todos los bandos para reunirnos al fin en el mismo sentimiento de reconstrucción del alma nacional.

Anónimo dijo...

Alejandro, ya Cuba y todos los Cubanos han cambiado. A nadie aqui o en Cuba le importa la politica de la division.Lo que si importa es que nunca nos podemos olvidar de los crimenes hecos por el gobierno communista contra su ciudanos y hecho por razones politicos! Todos los Cubanos tenemos el derecho de vivir en paz y y con derecho de vivir en libertad!
Lo de Castro,Lesnick y Perez Roura son politica de division y de odio!Debemos hablar como nostros ,el publo Cubano, como vamos a progresar en el siglo 21!Vamos debatir como mejor usar nuestros talentos para mejorar nuestra situacion alla en Cuba y aca en Miami.Si nos juntamos como podemos poner a Cuba al nivel de Espana,Suisa y los EEUU!!!Como vamos a hacer que nuestros professionales,los Medicos,Maestros y otros no se tiene que ir de Cuba por mejor pago? Como podemos mejorar la vida de nuestros ciudanos? Como podemos garantizar buenos empleos,con seguros y retiros a nuestros cuidanos en una Cuba del siglo 21???
Estos son las preguntas claves que se debe debatir con rigor y pedirle a Dios que podemos lograr el milagro papra que Cuba sea un Pais fuerte y unido y que seremos el ejemplo para todo Latino America como un pais puede progresar del tercer mundo al Primer mundo! Vamos a hecharnos esta meta,que todos los Cubanos podemos disfrutar de lo que se debe decir que nostros hicimos de nuestra desgracia el nuevo 'Milagro Economico de Cuba en el siglo 21"!

Anónimo dijo...

ninguno de estos combatientes verticales sufrió los bombazos contra la revista réplica, el continental national bank, la tabaqueria padrón, o sufrió en carne propia un asesinato en su familia como en el caso de Luciano Nieves.
max lesnick como cualquier ciudadano de este pais tiene su derecho a pensar y expresarse como le de la gana. y cada cual tiene el derecho de discrepar con elegancia. pero esto último no se conoce en miami en la mayoria de los casos.
y vamos al grano, El Duende cuando dice algo, pónganle el cuño que es "del naranjal a sus labios", parafraseandole una frase que a veces utiliza el simpático personaje.

Anónimo dijo...

No, no, no, estimado Hermano de Juanita. No es cierto que todo lo que difunde el Duende se ajusta a la verdad. Yo lo he podido comprobar de primera mano y eso le resta credibilidad. Y lo lamento por que alguien que ha conseguido diseñar un personaje tan simpático lo debe utilizar sólo para decir la verdad. Adicionalmente, muchos de los temas de El Duende resultan unas paradojas. Como cuando descalifica a los que han huido del régimen luego de haber formado parte de sus círculos más visibles. Yo sé que a Lesnik le molesta que se hayan cambiado la casaca de un día para otro, como parecen ser esas rupturas espectaculares que sirven como propaganda contra el régimen, pero hay que reconocer que el sistema totalitario instalado en Cuba no deja otra alternativa. Eso fue lo que él hizo en 1960 y no está bien arañar a otros por actuar según su ejemplo.

Además, no se puede pasar por alto que frente a Fidel Castro cualquier enmascaramiento es válido. El también lo hizo según su propia confesión pública y fue para jodernos a todos. Los que huyen de Fidel Castro no joden a nadie. Simplemente, echan a correr lejos de él. De Fidel.

Autovida de Pedro Harapos dijo...

Quiero agregar que en el Festival de Cine de La Habana nunca ha sido rechazada ninguna obra procedente del exilio. Claro, siempre y cuando no sea derogatoria del gobierno fidelista, que no castrista, porque este calificativo es ahora demasiado abarcador.

Anónimo dijo...

Sitting Bull, acuerdate que el hermano de juanita de acuerno a la genealogia Castriana viene siendo o Fidel o Raul, asi que no puedes esperar de el nada que sea imparcial y honesto.

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...