miércoles, 9 de enero de 2008

Política y lenguaje


Interesante como los aspirantes a la candidatura presidencial republicana y los políticos que los apoyan van modificando el lenguaje, de acuerdo a lo que se percibe como tendencias de los electores. Ya no se oye hablar de ''guerra contra el terrorismo'', porque la frase recuerda demasiado a la consigna del presidente George W. Bush, sino de la ''guerra contra nuestros enemigos''. El aspirante John MaCain se presenta como un verdadero agente de cambio y la intransigencia de los mejores momentos del triunfalismo de Bush ha sido sustituido por las coincidencias.
Fotografía: músicos de una banda militar cubana durante la celebración por los 49 años de la entrada de Fidel Castro en La Habana (Dado Galdieri/AP) .

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Armengol...

Encontre esto en Internet y me parecio que debia compartirlo con todos a traves de tu sitio. Disculpua que lo haya anadido a los comentarios de esta noticia.

Aqui va:

El peso cubano


Yo soy el peso cubano
y aunque aun me llame así
hoy queda de lo que fui
tan solo un recuerdo vano.

Yo era orgullo del cubano
que iba conmigo a un hotel
a un restaurante y con él
compraba carros, mansiones,
y hasta el pasaje de aviones …
yo jugaba mi papel.

Yo tuve el mismo valor
que el dolar americano,
siempre a mano de la mano
del pueblo trabajador.

Hoy me duele el deshonor
que se reniegue de mí,
verme desplazado así
del sitio que yo ocupé
y que Washington esté
por encima de Martí .

A mí nunca me gustó
tener al dolar de amigo
el compartía conmigo
hasta que me derrot ó.

Su victoria no bastó
para saciar su arrogancia
y con esa petulancia
de cinismo vil y cruel
me ha dejado hecho un papel
sin la menor importancia.

Tan destrozado quedé
que resulto al fin y al cabo
valer menos que un centavo
que otrora representé.

Me arrojan de un puntapié
de cualquier cafetería ,
y es tan poca mi valía
que con todo lo que integro
solo en el mercado negro
compro alguna bobería.

Soy paga del pobre obrero
que no goza de mis bienes,
vives igual si me tienes
que si no tienes dinero.

Me desprecia el mundo entero;
dicen que no valgo nada,
sólo compro jamonada ,
sobres de sopas y tal vez
alguna pieza de ropa
que aquí llaman reciclada.

Viaja el dolar de etiqueta
en guaguas que son mansiones ,
yo solo viajo en camiones
camellos y bicicletas.

Al dolar se le respeta.
él es todo un caballero;
donde él llegue, lisonjero …
¿Que desea usted, señor?
Yo en cambio, lleno de horror,
¡No puede entrar, compañero!

Hoy me siento relegado
a un tercer mísero plano
por otro peso cubano
que es un dolar disfrazado.

El pueblo lo ha bautizado
con el mote de chavito,
pues como yo, el pobrecito
sufre de igual jodedera,
que al salir de mi frontera
no vale ni un centavito.

Mis quejas yo las formulo
a nombre de mi pueblo fiel
que no obtiene un buen papel
ni para limpiarse el c...;
que trabaja como un mulo
con tesón y sin desgano
para que un americano ,
que al final es su enemigo,
haya acabado conmigo,
el pobre peso cubano.

Anónimo dijo...

Este peso cubano es un poco estrano porque cuando habla de que iba de ,ano en mano de los trabajadores no se habla de el valos en mi familia en Cuba no habia muchos de esos pesos hoy no hay muchos tampoco pero con la historia que ese peso me cuenta no se porque hubo una revolucion y porque no se quedaron tranquilos ??? y las fotos que he visto de la miseria tan grande que habia en Cuba todo eso es mentiras cono que me han tenido enganado toda mi vida porque en ese paraiso de oportunidades me habria gustado vivir.
Quisas es que yo soy de los que no tenian los pesos Mi abuelo limpio una fosa de mierda por 40 centavos para que sus hijos pudieran comer .
Y su mansion se estaba caiendo a pedasos eso es para no hablar de cuantos tiques de avion el compro y regalos a sus amigos cortadores de cana de tiempo muerto.
Y cuando no podia pagar la renta porque no habia ni ese trabajo mi abuelo siempre hiba a lujosos hoteles donde podia estar con su familia o alguien no se acuerda de los portales porlos que no se podia caminar por la cantidad de limosneros . Por favor mas respeto !!!!!!!!!!

Anónimo dijo...

Anónimo 11:54, ¿qué tiene que ver la miseria que nombras con el valor adquisitivo real del peso cubano en esa época?
No hay discusión sobre esa miseria, fue tan real que el Pueblo se levantó y luchó en contra de la opresión.
Pero hoy existe más miseria y muchísimas menos oportunidades (yo diría que ninguna), y no se trata de comparar, se trata de abrir los ojos a la situación real que hoy se vive en Cuba.
Cuba es el único país del Mundo que mantiene dos monedas en circulación y ninguna es realmente convertible.
De aquí se desprende una de las verdades fundamentales: ese peso cubano de hoy es solo un instrumento de explotación y subyugación de la libertad de las personas.
Tan simple, si con lo que ganas, sea poco o mucho, no puedes hacer más que lo que el régimen quiere y permite, entonces jamás podrás ejercer tu propia voluntad; no podrás adquirir una herramienta para comenzar tu propio negocio, porque no está a la venta en la moneda en la que te pagan, no podrás entrar a un restaurant, adquirir un servicio, comprar papel sanitario, comida decente, pasar unas vacaciones aunque solo sea una vez en la vida o viajar a ningún lugar porque no puedes pagar con ese peso.
Ni siquiera valdrá la pena ahorrar, ¿para qué?
En esencia, ese peso tiene el mismo valor que los vales que solo podías cambiar en la tienda del central.
Y por cierto, si de los 40 centavos ahorras 2 diarios, de seguro al cabo de un tiempo podías comprar herramientas y dedicarte a la carpintería, por ejemplo, y luego seguir ahorrando y subir otro peldaño más…
Pero se trata de luchar, de trabajar, de esforzarse…
Cada vez que alguien me viene con el cuento de la miseria antes de la “revolución” pienso en vagos que solo quieren vivir del cuento SIN TRABAJAR.
Donde vivo hay miles de “mendigos”, quieres saber algo, es una forma de vida, la mayoría explota los sentimientos de las gentes y muchos sacan incluso para vivir muy bien SIN TRABAJAR, esto sin negar la existencia real de gente necesitada y la falta de oportunidades.
De lo que sí estoy seguro es que el régimen Castrista jamás podrá darle a esa gente una vida digna con plenas libertades; porque lo único que genera es pobreza y lo único que reparte es la miseria a cambio de esclavitud.

Anónimo dijo...

"alguien no se acuerda de los portales porlos que no se podia caminar por la cantidad de limosneros"
Yo realmente no soy tan viejo como para acordarme de los portales con limosneros ((yo diria que eso es una exageracion), pero digamos que antes habian unos cuantos limosneros, la diferencia es que hoy solo unos pocos no son limosneros, ya que la mayoria se pasan pidiendoles a quienes vivimos fuera de esa isla.
Aunque cualquier pasado fue mil veces mejor que lo que trajo fidel y su maldita revolucion, no hablemos de lo que fue, sino de lo que pudo hacer. Nunca antes se le pidio a los apologistas que justificaran a los gobiernos, eso solo es necesario cuando los gobiernos necesitan mentir o manipular la verdad para acomodarla a sus intereses. "la revolucion", encima de eso, amordaza al pueblo para que no pueda decir: eso es mentira!

Anónimo dijo...

Donde único vas a poder comprar las herramientas va a ser en el mercado negro (robadas por cierto de las empresas del gobierno), y cuando empieces a trabajar por tu cuenta, viene el Gobierno y te mete preso.
Ahora, que si fueras extranjero, con billetes de verdad, de seguro podrías hacer lo que quisieras sin problemas, hasta comprar una linda jinetera 30 años más joven que tú.

Anónimo dijo...

Pues yo si me acuerdo de los mendigos que menciona el anonimo, en mi pueblo habia uno, dormia en la estacion del tren, en los bancos de madera con una colchoneta que le regalaron, habia un servicio sanitario afuera y una llave de agua. Alli se lavaba como podia.
Tambien me acuerdo de lo que comia, en una lata grande de las de chorizos el miño, muchas veces vi como las mujeres de las familias simples de trabajadores del campo o del central, le daban un bistecito o un pedazo de carne de cualquier tipo, con arroz, frijoles, pan, y ademas, en un jarrito que tenia, le echaban siempre algun postre. Para el desayuno, el cafe y el pan con mantequilla siempre lo conseguia de alguna forma. En un pueblo de cuatro mil habitantes, conoci solo a ese limosnero, que comia mucho mejor que lo que hoy comen los que tienen dinero, el no era ni del pueblo, pero un dia paso por alli y se quedo por unos años.
Un pueblo pequeño, donde habia pobres, trabajadores agricolas, trabajadores de los centrales azucareros, empleadas en tres o cuatro talleres de costura, dos escuelas, una catolica y una publica. No habia lujos pero se vivia, el transporte era inmejorable, algunas familias tenian necesidades, pero todos comian, nos quejamos de atencion medica antes, pero alli habia dos medicos y dos farmacias. Y si no tenias el dinero, no te dejaban de atender, cuando pudieras, pagabas, y mas de uno no pudo pagar, pero nunca lo dejaron abandonado aquellos dos buenos doctores. Una ambulancia comprada con el aporte de los mismos habitantes, para en caso de emergencia mover a los enfermos.
En total, para cuatro mil habitanes, habia alrededor de veinte bodegas pequeñas, una mas grande con ferreteria, tres carnicerias donde se vendia carne de res y como cuatro o cinco que se dedicaban a vender puerco, una polleria donde te daban el pollo pelado y limpio. Cuatro gasolineras, mas de veinte carros de alquiler y otros cuantos particulares, no del año, no carros desde el 48 hasta el 56-57Un pueblo alegre y bonito, del interior de la Habana, donde por las tardes, muchos se sentaban en los bares a tomarse una cerveza y a conversar, escuchando a Ñico Membiela, Orlando Vallejo, Blanca Rosa Gil y otros muchos mas, en las vitrolas de cada bar. Otros preferian jugar al domino o billar en las dos o tres mesas que habia, una en el liceo y al menos una mas en un bar-bodega. Habia heladeria (con helados de verdad) y cafeteria (con cafe de verdad). Los sabados por la noche, habia tanta gente en la calle y en el parque, disfrutando al aire libre, que los autos tenian que ir a paso de gente desde las cuatro esquinas hasta el parque, tres o cuatro cuadras, y en el parque, no encontrabas donde sentarte. Y si habia una fiesta en el liceo, el pueblo se llenaba de gente de afura, que iban aun cuando no hubiera fiesta. Dos cines, donde se ponian dos peliculas siempre, la de cowboys en la primera y la "buena" en la segunda tande, y se llenaban, aunque era un pueblo de trabajdores humildes. En fin, un pueblecito tipico del interior de la provincia en el año 58 y 59.
En eso llego Fidel, la ambulancia se la llevaron un dia y nunca mas regreso, como el mendigo.
A los pocos años, el pueblo parecia un pueblo fantasta, casi la mitad de sus habitantes, practicamente, se fueron, para siempre, dejandolo todo atras, buscando lo que perdieron y que mas anhelaban, su libertad.
Ese pueblito, aun vive, pero solo en el recuerdo de los que siempre lo llevamos muy dentro, porque lo conocimos cuando era algo.
El año pasado, vi unas fotos de aquello y senti deseos de llorar.

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...