martes, 9 de septiembre de 2008

Difamando a la Iglesia


En el programa Mesa Redonda de ayer lunes, trasmitido por Radio Mambí, el llamado ''profesor Bonachea'' acusó a la jerarquía de la Iglesia Católica cubana de colaboracionista. Fue más allá, al denigrar a la Iglesia en una de sus funciones primordiales y más respetadas por los creyentes y sacerdotes. Dijo que los secretos de confesión eran trasladados a los órganos de Seguridad del Estado de la isla.
Todavía Radio Mambí tiene la capacidad de asombrar, cuando se trata de difamar a quienes no piensan igual que el director de la emisora y su comitiva.
Sin embargo, la pregunta es: ¿Por qué la Iglesia Católica permite que se le difame?
Fotografía: botes de pesca permanecen estacionados, el 9 de septiembre de 2008, en las calles de La Habana (Stringer/EFE).

8 comentarios:

Anónimo dijo...

desde que estudiábamos en el colegio baldor tengo la impresión de que bonachea es tan opaco que no da sombra. pienso que las críticas a la jerarquía cubana de cuba, compuesta en gran mayoría por ex presos políticos, está jugando un papel muy importante en la sociedad civil. si bonachea regresara a cuba quizás él lo haga mejor.

Fantomas dijo...

Armengo no vivo en Miami y no me gusta ni Ninoska ni roura , o sea no los paso

Pero sabes que ..pienso identico a ellos en este tema y tampoco soy viejo intransigente

Ortega tiene las manos atadas pero jamas tendra el honor , el respeto y los cojones de un sacerdote como el Santiaguero Maurice ..No hay comparacion

Unknown dijo...

Y..? Hay alguien que se haya escapado a la difamacion de estos personajes?

Cuanta persona decente ha estado contra ellos , ha sido victima de la diarrea radiofonica del Miliciano Armando y el Profesor CosaChea.

Anónimo dijo...

Es que son los comecandelas de este lado. De haber vivido en la España de la Guerra Civil, Pérez Roura y Ninoska habrían quemado iglesias. Si, después de la guerra, hubiesen salido de España a Cuba como refugiados, pues se habrían hecho batistianos y después fidelistas, como fué el caso de Pérez Roura, y hoy furibundos comecandelas de la "línea dura". En todo los casos habrían seguido la misma línea extremista y más papista que el papa.

Liborio dijo...

Srs; A esas excrecencias humanas lo mejor seria ignorarlos. Francamente, individuos como esos de radio Mambi( denigran un apelativo glorioso !) lo que provocan son nauseas y dolores estomacales!

Anónimo dijo...

la iglesia de miami no protesta porque la iglesia de aquí es militante anticastrista antes que evangelista. eso es todo.
además tienen espacios gratis para misa radial los domingos.
y el cura román da misas de acción de gracias por terroristas cubanos de miami.
y eso que se aguantaron cuando juan pablo ii desde el vaticano mandó la orden aquella de que la arquidiócesis de miami pertenecíaa usa y no a cuba, y que por tanto no se metieran más en lo que no les interesaba, porque lo que había era una cruzada contra de la iglesia de miami contra la de cuba.
EL HERMANO DE JUANITA

Anónimo dijo...

Ahora cuando llegue Obama, con Joe, y Raulito Martinez, les vamos a quitar los nombres de todos esos criminales a los teatros y las calles de Miami

Anónimo dijo...

La iglesia católica cubana trata de sobrevivir a la intransigencia del régimen comunista y para ello enloda su imagen y da la espalda a la verdadera necesidad del pueblo cubano: su libertad.
Lo hace Carlos M. de Céspedes, cura de profesión y comunista por naturaleza; Jaime Ortega, cura de profesión y flojo por naturaleza y lo hizo el papa cuando visito Cuba y le dió su mano al diabólico Castro -gracias a Dios hoy pagando su impagable deuda con la humanidad en el infierno- y ensalso desde el avión que lo llevaba, al atorrante, estúpido y asesino Che.
Cuando pasen los años y la pesadilla termine, saldrán a pedir perdón y los que piensan que ellos estan en comunicación directa con Díos, los perdonarán, pero de mi, que se que no es así, obtendrán únicamente lo que considero que merecen: la condena de la historia.

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...