martes, 23 de diciembre de 2008

Arocena no aparece en lista de indultos


El presidente George W. Bush acordó el martes indultar a 19 personas y conmutó la pena de una veintena, anunció el Departamento de Justicia, informó la AFP.
Eduardo Arocena, quien cumple una sentencia de cadena perpetua por asesinato y acciones violentas en territorio estadounidense, no aparece en la lista. El sector de ultraderecha de la comunidad exiliada de Miami desde hace meses realiza una campaña para que Bush le otorgue un perdón presidencial.
Tampoco aparecen en la relación ninguno de los grandes nombres citados insistentemente en vísperas al fin de la presidencia de Bush.
Sin embargo, la Casa Blanca afirmó hoy, en horas más tempranas, que Bush podría hacer uso todavía de su derecho de gracia, a pesar de la polémica levantada por Bill Clinton cuando perdonó a 140 personas el último día de su presidencia.
Las medidas anunciadas el martes apuntan a delitos de posesión ilegal de armas, a infracciones de las leyes sobre droga o sobre inmigración, a estafas o falsificación, la mayoría cubiertos por condenas menores.
El número de gracias pronunciadas por Bush en casi ocho años asciende a 190 y a 9 el número de indultos, según las estadísticas disponibles en el sitio del Departamento de Justicia.
Con las medidas anunciadas el martes, algunas personalidades que le pidieron a Bush dar prueba de misericordia deben esperar todavía.
Pero un portavoz de la Casa Blanca, Tonny Fratto, reservó claramente a Bush el derecho de pronunciar perdones hasta el final de su presidencia.
Fotografía: cartel solicitando la libertad de Eduardo Arocena.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

la lista de los que andan buscando el perdón con bush no se limita al terrorista arocena. en igual propósito andan humebrto hernández, ex-comisionado de la ciudad de miami (el que tuvo que aguantar que el abogado defensor le levantara la mujer); eduardo masferrer, ex-dueño del hamilton bank; el ex-publicista jorge de cárdenas, convicto de estafa que trabaja en radio y tv martí como consultor, y las lista es muy amplia...

Anónimo dijo...

Los Presidentes no deben de tener el derecho de actuar en contra de la Ley, sino solo su deber de andar derecho.
KK0!100Che

Anónimo dijo...

Ven aca, si a Cuba se le exige que les pague a los capitalistas siquitrillados, a los que les nacionalizo su trapiche, porque a los hijos de los esbirros ladrones muertos no se les exige que le paguen a Cuba lo que robaron y con lo cual progresan?
KK0100Che

Anónimo dijo...

Pero si todavia le faltan 10 años por cumplir? Quiren que cumpla menos? Saquenle informacion
FREE THE CUBAN 5

Anónimo dijo...

CHUPATE ESTA!!!
Eduardo Arocena, leader of the Cuban-exile militant group OMEGA-7, testifies during his trial in New York that in the latter part of 1980 a ship traveled from Florida to Cuba with “a mission to carry some germs to introduce them in Cuba to be used against the Soviets and against the Cuban economy, to begin what was called chemical war, which later on produced results that were not what we had expected, because we thought that it was going to be used against the Soviet forces, and it was used against our own people, and with that we did not agree.” The testimony is later used by some to support the allegation that Cuba’s 1981 Dengue fever epidemic, which infected 300,000 and killed 154, was the result of US biowarfare. [Blum, 1995; Covert Action Quarterly, 1999; CounterPunch, 10/11/2003]
Entonces el bebito de Arocena tambien mato los enfermos de dengue!! Seguro que le da el indulto, pero luego no digan q los esfuerzos en el desarrolo de la industria biotecnologica cubana para escaparse de los resultados de gente como el, apoyados por USA y engendrados comunmente con la mafia batistiana, son para atacar los US.
Es mas, faltan mucha gente para meter en la carcel por lo mismo, como los de Alfa66, etc, etc, etc
Mira, si quieren salvar a Carriles, diganle que chivatee a toda esa gente
KKO100Che

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...