martes, 20 de enero de 2009

Un buen comienzo


Ojalá que el discurso de toma de posesión del nuevo mandatario de Estados Unidos, Barack Obama, terso y breve, resulte un buen indicador de su presidencia. El tono fue por momentos de izquierda, una crítica al gobierno anterior contundente y una reafirmación de la necesidad del diálogo. También una vuelta a lo mejor del espíritu norteamericano y a la verdadera grandeza de este país. En lo personal, reconozco agradecido en Obama una cualidad literaria en sus discursos, no común en esta nación. Luego del cinismo de Cheney y la estulticia de Bush, al fin se escucha a alguien honesto e inteligente.
Fotografía: el presidente de Estados Unidos, Barack Obama y su esposa Michelle, saludan hoy, 20 de enero de 2009, durante su recorrido a pie de parte del trayecto entre el Congreso y la Casa Blanca, por la Avenida Pensilvania, en el que fueron aclamados por la muchedumbre apostada a ambos lados de la Avenida (Doug Mills/pool/EFE).

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Quizas no "literary", pero indiscutiblemente "literate". Una corriente de aire fresco despues de anos de ahogo.
Roberto M

Anónimo dijo...

Estoy contento porque voté por Obama, pero mi optimismo es cauteloso. Para decir la verdad, no creo que Obama pueda hacer mucho en materia de política exterior. Ojalá se cierto su mensaje a otros países. Por otra parte, me choca ver tantos abrazos y gracias a Bush por "sus servicios al país". Una pesadilla, digo yo, que no merece sino una enérgica condena. Una cantidad asombrosa de muertos a sus espaldas, la destrucción de la nación iraquí, el ponerse por encima de la ley internacional y el goce de la impunidad al aplicar la ley del más fuerte, es el legado de la era de Bush. Además del hundimiento económico de la nación. Y no fué solo idea de Bush, sino de un grupo de funestos neoconservadores que idearon eso de "el siglo americano". Le deseo lo mejor a Obama. Un dia histórico, eso sí.

Anónimo dijo...

No se cual fue la "cualidad literaria" de el discurso de Obama.

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...