viernes, 13 de febrero de 2009

Una amistad quebrada


Ana Gallego y Ángel Esteban, especialistas en Literatura y Filología Hispanoamericana, acaban de presentar en Madrid De Gabo a Mario, donde trazan un retrato literario de la amistad y distanciamiento de dos de los escritores más importantes de la literatura latinoamericana, informa la Revista de Cultura Ñ del Clarín de Buenos Aires.
El 12 de febrero de 1976, un puñetazo propinado por Vargas Llosa a García Márquez puso fin a la estrecha amistad entre ambos autores.
A partir de entonces, las especulaciones no se han detenido sobre la razón de aquella pelea. Unos se inclinan por los argumentos ideológicos y políticos, mientras otros opinan que se trató de un asunto personal.
Gallego y Esteban sostienen que la disputa fue originada por una "cuestión personal", pero sugieren además que las "diferencias ideológicas" terminaron por minar la relación y condujeron a un distanciamiento paulatino, tras haber coincidido ambos durante los años setenta en Barcelona.
Esteban recordó cómo Vargas Llosa fue "el primero" en acercarse junto a Cortázar y Carlos Fuentes, a la Revolución cubana y en apoyarla, mientras que García Márquez se mantuvo al margen.
Cuando llegó el "caso Padilla", añadió el especialista, casi todos los escritores condenaron el proceso contra el poeta cubano y "comienzan a distanciarse de la Revolución, Vargas Llosa a la cabeza. Sin embargo, García Márquez todavía hoy mantiene su adhesión".
"El caso Padilla fue el principio del fin del grupo que conformó el boom", aunque, resaltó, que la amistad se mantuvo intacta hasta 1976 entre el autor colombiano y el peruano pese a las diferencias 'cada vez más crecientes' respecto de Cuba", agregó Esteban.
Creo que con los años el argumento ideológico y político ha ido desplazando al ''personal'' por la sencilla razón de que en la actualidad la trama política se ha impuesto sobre el chisme.
En marzo de 2007, el colombiano Rodrigo Moya, amigo de familia de García Márquez, le tiró un par de fotografías al futuro premio Nobel con un ojo amoratado. Según Moya, que contó su versión de lo ocurrido muchos años después, en marzo de 2007, todo se debió a lo que podría catalogarse de un ''lío de faldas''.
No hay que olvidar que la primera carta de protesta por el ''caso Padilla'', publicada originalmente en francés en el periódico Le Monde de París el 9 de abril de 1971, y dirigida al entonces primer ministro, comandante Fidel Castro, fue firmada por García Márquez, quien después volvería a acercarse a la revolución cubana y establece la estrecha amistad con éste que se ha mantenido hasta hoy.
Para leer más al respecto, pinche aquí.
Cuaderno de Cuba agradece Rui Ferreira su colaboración en este comentario, al brindar la foto en que aparece el célebre novelista con el ojo morado.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Armengol: Voy a recordarte unas lineas de La Mala Memoria de Padilla;
"La carcajada fue unanime.Entonces se lanzaron a una especie de rito macabro: repetian lineas de mis poemas y me levantaban y me tiraban de uno a otro lado. Los golpetazos eran cada vez mas continuos contra aquel suelo de madera. La cabeza, la frente, las piernas, mi cuerpo todo se hizo un amasijo de dolor. Lo ultimo que recorde fue topetazo en la nariz y en las sienes."
Esto ocurrio en el salon de karate de Villa Marista, por supuesto que Garcia Marquez conoce de estas practicas de todas las dictaduras y que la de los Castros ha hecho gala de hacerlo muy bien. Creo que era un puñetazo merecido por apoyar un regimen que ha destrozado miles de familias cubanas.

Anónimo dijo...

Por o para lo que pueda valer la memoria personal, a pocos días de haber sucedido el incidente me enteré por Emir Rodríguez Monegal (Profesor de Yale y amigo intimo de Vargas Llosa y amigo no tan íntimo de Gabo y muy vinculado con personalidades connectadas con las vidas y contextos de ambos escritores) de que fue cuestión de mujeres y creo recordar que involucraba a una de las respectivas esposas. No hay que olvidar que en aquel entonces Vargas Llosa era como una estrella de cine con las hembras debido a ser un hombre muy apuesto y de fuertes impulsos de conquista y seducción. Es una lástima que Emir no haya dejado su propio testimonio de lo que claramente fue un caso de machismo y faldas.

EG

Anónimo dijo...

De una persona enterada del asunto por amigos muy cercanos a Vargas Llosa me llega esta nota:

"the story I remember is that Gabo was hitting on Mario's wife to be, his
cousin Patricia, but I may be wrong, anyone Mario gave him a good punch
and knocked him down."

Anónimo dijo...

Angel Esteban y Ana.... Ojalá proximos Premios Nobel.... Buena literatura la vuestra....!!!! Así en la Facultad de filosofia de Granada están los mejores,,,,!!!

Unknown dijo...

genial....!!! Sois geniales!!!! Proximo Premio Nobel para vosotros

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...