viernes, 1 de mayo de 2009

Plaza de disfraces


Cuba celebró hoy el Primero de Mayo con un desfile multitudinario que presidió el gobernante Raúl Castro, en la Plaza de la Revolución de La Habana, pero donde las fotos muestran tanto una menos participación de asistentes como una tendencia a convertir el evento en una especie de feria pueblerina.
Por otra parte, la presencia en la Plaza no puede tomarse como un indicados de fidelidad al régimen ni tampoco ser considerada como muestra alguna de firmeza política.
En primer lugar porque Cuaderno de Cuba ha recibido información procedente de Cuba de que se les exige a los trabajadores mostrar constancia escrita de que estuvieron en el acto. en segundo porque el ir a la Plaza siempre ha sido considerado tanto una actividad social como política, una mezcla de ir al parque a ver las muchachas del pueblo y cumplir con una tarea para no ''señalarse''. Lo interesante en este caso es que el gobierno de Raúl Castro parece haber acentuar, o al menos permitir, el carácter festivo del evento.
Me arriesgo al deducir esto sólo de fotos, pero esa mezcla de carteles y lemas antiimperialistas con trompetas, globos, máscaras de carnaval y palomas de papel le da un toque carnavalesco al evento, que se aleja de la ideología de austeridad combativa que caracterizó al acto durante la época de Fidel Castro.
Vestido con guayabera blanca y portando un sombrero de paja, Raúl Castro encabezó el acto central, en el que el secretario general de la Central De Trabajadores de Cuba (CTC), Salvador Valdés, recordó la decisión "irrenunciable'' de la isla de construir el socialismo.
''Alcemos nuestras banderas y nuestras voces para que resuene de un polo a otro del planeta, de un continente a otro, la decisión irrenunciable de este extraordinario y combativo pueblo de construir el socialismo bajo la dirección del Partido Comunista de Cuba, de Fidel y Raúl'', indicó Valdés en el único discurso que tuvo la celebración.
A pesar de que Cuba estableció el martes la alerta en su sistema de Defensa Civil ante la amenaza del virus AH1N1, antes denominado gripe porcina, el desfile se desarrolló con normalidad y con la presencia de más de 2,000 visitantes de 70 países que, según medios oficiales, asistieron a la Plaza de la Revolución Las autoridades sanitarias de Cuba, donde hasta el momento no se ha reportado ningún caso de esa enfermedad, habían animado en los últimos días a asistir al desfile.
Foto superior: un hombre con una máscara participa hoy, 1 de mayo de 2009, en el desfile por el Día Internacional del Trabajo, en la Plaza de la Revolución de La Habana (stringer/EFE).
Fotografía derecha: una ''santera'' participa hoy, 1 de mayo de 2009, en el desfile por el Día Internacional del Trabajo, en la Plaza de la Revolución de La Habana (/Alejandro Ernesto/EFE).
Fotografía izquierda: el presidente cubano Raúl Castro saluda a los participantes en el acto, el 1 de mayo de 2009 (Ismael Francisco/Prensa Latina/AP).

4 comentarios:

combatientevertical dijo...

Armengol, soy habitual lector de sus articulos. Pienso que tienes que poner "una de cal y otra de arena" y este es el caso.Me parece pobre. No dices si esta confirmada el papalito de asistencia. Parece que hay contradicciones garrafales entre la presencia y el papelito.

Elpidio Valdez dijo...

Mira Armengol, cuando alguien esta en contra de algo es dificil obligarlo a hacerlo a menos que lo amenacen con matarlo, no se si tu piensas que ese es el caso, pero si la mayoria de la gente no apoya al gobierno pudieran por ejemplo empezar a gritar consignas contra la revolucion con todas las camaras de la television que habia alli, crees que el gobierno tomaria la decision asesinarlos a todos? Alli hay gente que va "florear", pero no estan en contra y otros van porque estan completamente de acuerdo con el gobierno, eso de obligado es un cuento, yo nunca fui,porque no me gustan los molotes, ni tener que estar pasando trabajo para tomasr agua y para todo y nunca nadie me dijo nada

Ernesto G. dijo...

De acuerdo contigo, Armengol. Percibi en las fotos eso que dices, ese ambiente carnavalesco.

Anónimo dijo...

Algunos se hace los bobos, como si no conocieran como es en Cuba. Casi todos los cubanos fuera de Cuba, donde si pueden expresar su oposicion al régimen, desfilaron en muchas marchas cuando estaban allá. Al igual que los de ahora, ellos no quisieron meterse en problemas. Nadie quiere gritar consignas porque en toda marcha hay agentes del gobierno listos para romperle los huesos a cualquiera antes de que cualquier consigna sea coreada por los demás. La medida de apoyo a un gobierno la da la voz del pueblo, libremente expresada, sin temores, y en elecciones o plesbicitos libres. Nada de eso FC ha permitido en cinco décadas. No solo eso, sino que mete a la carcel por treinta años, como a los que promovierno el Proyecto Varela, a cualquiera que puede representarle una amenaza. La política de ese gobierno siempre ha sido la cárcel, el exilio o el aislamiento para los que disienten. Calificarlos de antipatriotas y agentes de la CIA. En Cuba el dejar el pais es la válvula de escape que deja abierta el régimen.

Por lo menos Chávez, que dice admirar tanto a Fidel, ha hecho elecciones tras elecciones, supervisadas y libres, lo mismo Correa, Morales y otros aliados del FC en la region. FC jamás ha puesto en juego su mando. En Cuba la misión del pueblo es obedecer. Ese eslogan del régimen define bien su naturaleza: "Donde sea, como sea y para lo que sea, Comandante en Jefe, ORDENE! FC ordena y lo que se espera del pueblo es OBEDIENCIA. Ni mas, ni menos.

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...