viernes, 14 de mayo de 2010

Sin pensarlo mucho, a llenar la matrícula


El presidente de Vigilia Mambisa, Miguel Saavedra, sin parentesco con el escritor español, aparece dudoso ante lo que pudiera ser una planilla de matrícula para cursar estudios, quiero suponer de gramática y redacción.
Ante la falta de sintaxis, los errores de concordancia y las palabras mal escritas y peor utilizadas del último llamado de su organización, creo que no cabe la duda sino la acción inmediata: a matricularse cuanto antes.

(Fotografía: Roberto Koltun/El Nuevo Herald)

3 comentarios:

KATIE dijo...

Asi se lucha por la libertad de expresion?, menudo ejemplo,impresentable.

campesino dijo...

Se equivoca Armengol.El jefe de los "vigiliados" no tiene remedio. No hay cursos disponibles para este tipo de personas. Este sr. es una prueba viviente de que la estupidez humana puede ser infinita.

Jose dijo...

Katie, por que no te vas al periodico Granma para que te publiquen tus estupideces?

Y en que trabaja Miguel Saavedra?
Dicen que en Cuba aprendio a manejar una aplanadora, por aquello de que se dedica en Miami a destruir discos y CD de artista que han cantado en Cuba.

Yo, que sufri en carne propia en Cuba de los actos de repudio del regimen, cuando veo al cavernicola Saavedra escupiendo en el Guzman Hall a los que se atreven a disfrutar de algun grupo o artista de Cuba, me recuerda mucho aquella tropa de fanaticos que me atacaba por el solo hecho de querer marchar de Cuba.

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...