viernes, 14 de mayo de 2010

Sin permiso para volar


El abogado Jose Pertierra escribe en Cubadebate que Luis Posada Carriles recibió permiso para no tener que ira a Texas a la vista judicial.
Dice Pertierra:
Demasiado terrorista para volar y supuestamente muy viejo para el recorrido en carro, Luis Posada Carriles no estará presente ante el Tribunal en Paso, Texas, para la próxima vista del caso el 2 de junio de 2010. La Jueza Kathleen Cardone le concedió un permiso para que pueda estar presente en Miami por teléfono.
El abogado de Posada había pedido autorización para que su cliente no tenga que ir desde Miami hasta El Paso a la vista oral. Por su historial de terrorismo y los 73 cargos de homicidio que tiene pendiente en Caracas en relación con la voladura de un avión de pasajeros de Cubana de Aviación, Posada está en la lista de pasajeros que no están autorizados a volar dentro de territorio estadounidense (la famosa “no fly list”).
Posada tendría que ir por carretera a El Paso desde Miami. Un viaje que su abogado dice ser de 3 a 4 días. Su abogado alega que, por razones médicas relacionadas a la “avanzada edad” de su cliente, Posada no está en condiciones de hacer la travesía. El abogado también se queja del costo de tener que suministrar el viaje, incluyendo los gastos de los dos “voluntarios” que se habían ofrecido a carrocear al terrorista hasta allá.
Posada enfrenta cargos de perjurio en El Paso en relación con un trámite administrativo de inmigración que hizo en el 2005. La solicitud presentada ese mismo año por la República Bolivariana de Venezuela sigue pendiente ante el Departamento de Estado, y el gobierno de los Estados Unidos aún no ha respondido. Tampoco ha presentado cargos de homicidio o de terrorismo contra él. Hasta ahora, Washington prefiere limitarse a acusarlo de mentiroso, y de esa manera trata de ampararlo de los más serios cargos de asesinato.
Se anticipa que el 2 de junio el tribunal anunciará la fecha para el juicio, al cual Posada tendrá que ir personalmente si quiere esquivar los cargos de mentiroso.
otografía: Cary Roque le da un beso a Luis Posada Carriles durante el evento de clausura del 1 congreso de presos politicos se llevo a cabo en el Big Five Club, en Miami, con la asistencia de mas de 500 ex presos politicos, el 5 de abril de 2009.
otografía: Cary Roque le da un beso a Luis Posada Carriles durante el evento de clausura del 1 congreso de presos politicos se llevo a cabo en el Big Five Club, en Miami, con la asistencia de mas de 500 ex presos politicos, el 5 de abril de 2009.
Fotografía: Cary Roque le da un beso a Luis Posada Carriles durante el evento de clausura del 1 congreso de presos politicos se llevo a cabo en el Big Five Club, en Miami, con la asistencia de mas de 500 ex presos politicos, el 5 de abril de 2009.
Fotografía: Cary Roque le da un beso a Luis Posada Carriles durante el evento de clausura del 1 congreso de presos politicos se llevo a cabo en el Big Five Club, en Miami, con la asistencia de mas de 500 ex presos politicos, el 5 de abril de 2009 (Roberto Koltún/El Nuevo Herald).

5 comentarios:

KATIE dijo...

Por lo menos reconocen que es un terrorista, de los pies a la cabeza, en verdad hay leyes que no entiendo, que lo unico que hacen es triquiñuelas legales para reirse de los simples mortales....

Pepito dijo...

Al ver cosas como esta me viene a la mente algo que muchos exiliados pregonan."Vivimos en un pais de leyes".Aunque en honor a la verdad,la culpa no la tiene el pais sino los que se han apoderado de el.De nosotros depende que continue siendo "de leyes".

Anónimo dijo...

No jodas pepito, y que leyes defienden los Castro.

Un ojo que te ve! dijo...

Una imagen vale mas que mil palabras.Esta foto vale una fortuna.

Anónimo dijo...

cuantas bombas a puesto el gobierno de cuba en miami, en los ultimos 50 anos? el gobierno de los estados unidos es el autor de millones de atrocidades por el mundo entero; carriles es uno de miles de cuadros.

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...