lunes, 3 de octubre de 2011

El corazón de las tinieblas


Cada vez estoy más seguro de que Miami se ha convertido en una especie de tierra de nadie, donde los caballos relinchan y se detienen en dos patas sin atreverse a avanzar. Los carros se vuelcan en las cunetas o caen a precipicios en su carrera loca hacia el pueblo y apenas la cámara, a la distancia, capta las viejas casonas, desde cuyas ventanas se ven sombras que no se sabe si son de humanos o de fantasmas. Todo esto puede ser hasta cierto punto cursi, pero me llama la atención como las grandes corporaciones ―noticiosas y de todo tipo― ven a sus filiales aquí como puestos fronterizos, tiendas de raya o bases para el comercio.
"The horror! The horror!"

1 comentario:

la giraldilla dijo...

Te sigo. Me gusta como escribes. Me gusta lo que escribes. Lo haces muy bien. Te sigo en tu columna de El Nuevo Herald. En tu blog personal.

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...