lunes, 9 de septiembre de 2019

Lezama, el Papa y la pornografía

Unas opiniones de José Lezama Lima no tan conocidas aparecen en una especie de pamphlet publicado por la Casa de las Américas. Trae las palabras de Lezama y Julio Cortázar durante un conversatorio sobre James Joyce en la Casa, y el primero hacia referencia a una frase de George Bernard Shaw, en que el escritor irlandés planteaba que no había que preguntarle al Papa nada sobre sexo, porque de eso sabía menos que cualquier prostituta de Londres. En la distancia Lezama le respondía Shaw que estaba equivocado, que la mayor biblioteca sobre aberraciones sexuales existente en el mundo estaba en el Vaticano, lo cual creo es cierto. Lezama argumentaba también que a raíz de la petición de Enrique VIII a Roma. para que le anularan uno de sus matrimonios, se había hecho una investigación en que se recogían todas las aberraciones sexuales conocidas o imaginadas, y que dicha investigación se conservaba en el Vaticano. También hacía referencia a Erótika Biblion, publicada por el Conde de Mirabeau. Estoy citando de memoria, porque dicho folleto, como tantas cosas, se quedó en Cuba. Era un texto casi insólito dentro de las publicaciones cubanas, y me imagino se imprimió por Cortázar. No sé si será posible encontrarlo hoy en día en alguna librería de viejos o biblioteca. 

No hay comentarios:

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...